Acto de Consagración al Niño Jesús de Praga

Amabilísimo Niño Jesús de Praga, aclamado por todos como milagroso por los innumerables y extraordinarios favores que concedéis a cuantos os invocan. Cautiva nuestra alma de tus divinos hechizos de niño,que nunca te olvidará y se acoge hoy bajo tu manto de Rey para gozar de la paz que nos tienes prometida, y allí poder recibir tu bendición, que como de Dios, la hará crecer en santidad y virtudes. Por eso nos consagramos rendidamente a tu santo servicio; seremos devotos fervientes de Praga. Hijos de tu amor, responderemos a tu predilección por nuestras almas, ofreciéndote desde ahora y para siempre cuanto somos, cuanto anhelamos; la vida de nuestros sentidos, las aspiraciones de nuestro corazón, los amores de nuestras almas que te pertenecen por derecho de filiación y deuda de conquista, al crearnos y redimirnos.
Niño Divino, Rey de Praga, Dios de la Infancia. Recibe nuestro ofrecimiento, hazlo eficaz con tu poder infinito para ser tuyos por siempre en la tierra y en el cielo.
Así sea.

Visita Domiciliaria del Milagroso Niño Jesús de Praga

Cuan agradable sea al Divino Niño la devoción de la visita domiciliaria y con cuánta benevolencia recibe los obsequios que se le tributan en el hogar, nos lo manifiestan algunos de los ejemplos de este devocionario. Recomendamos, pues, a nuestros cofrades y amantes de Jesús de Praga, que se reúnan en treinta familias y soliciten del P. Director la erección de su corrspondiente Capilla domiciliaria.

Saludo y bienvenida al recibir la capilla
¡Bienvenido seas, Oh Divino y Milagroso Niño Jesús de Praga, a este cristiano hogar que se considera feliz abriéndote sus puertas! Eres la luz y necesitamos que tus rayos divinos nos iluminen en las tinieblas de la vida. Eres el calor y con tu presencia se reanimarán nuestros corazones en el camino de la virtud. Eres el médico y tu mano bondadosa curará las heridas del alma y las tristezas del corazón. ¡Bienvenido, pues, seas, amoroso Rey de Praga y del Carmelo! Queremos confiarte todos los secretos y los intereses todos de nuestra familia. Pobres somos, Señor, ante las riquezas de tu omnipotencia; pero queremos hacerte agradable tu estancia en esta casa, igual que un día te fué agradable tu estancia el hogar en Betania; y para eso, depositamos a los pies de tu imagen bella, todos nuestros corazones, para que ardan de amores por Ti y Tú los bendigas en salud y enfermedad, siendo Tú nuestro Huésped de honor, nuestro Amigo y nuestro Rey. Amén.

ORACION

Divino niño Jesús de Praga, atraído por tus palabras de confianza y de tu mirada de paz, vengo a Tí para conversar de amigo a amigo. Sólo en Tí, Salvador mío, podré encontrar la paz que mi corazón ansía, y que en ninguna parte puedo encontrar. Perdona mis pecados, buen Jesús, sé que mucho te he ofendido, pero tú prometiste perdonar a quien acudiera a tí con fe y con amor. Necesito tu gracia y tu fortaleza para seguir el camino del bien. Sé Tú el Maestro que me guíe por este mundo de tinieblas y de confusión. El ejemplo de Tu infancia sea para mí norma y recuerdo en todas mis actividades y ocupaciones, y me haga merecedor de Tu promesa: "Cuanto más me honréis, más os favoreceré". Amén.





Novena al Divino Niño Jesus de Praga, P. Aurelio del Corazón de Jesús (carmelita descalzo)

Por la señal de la Cruz....
Acto de contrición.....


Oración Preparatoria para todos los días
¡Divino y adorado Niño Jesús de Praga! Atraído por la inmensidad y delicadeza de tu amor, que brilla radiante desde Belén hasta el Calvario; y confiado en esa Realeza amorosa que nos has querido revelar por medio de esta imagen de Rey Niño y confirmar con tus soberanas promesas: vengo a tus plantas para obtener tu piedad en favor de mi alma llagada, si, por innumerables pecados, pero sinceramente arrepentida; vengo a pediros la paz que mi alma necesita, tanto por las necesidades interiores como exteriores, que tan pesadamente me abruman;vengo, en fin, a honraros con todo cariño y amor para que os dignèis concederme los favores que vengo a suplicar en esta Novena (o Triduo), si me conviene para mi felicidad temporal o, al menos, para mi glorificación eterna, Amén.

Oración final para todos los días
Revelada por la Virgen Santísima al V. P. Cirilo de la Madre de Dios, apóstol de la devoción al Divino Niño Jesús de Praga.

¡Oh Niño Jesús! Yo recurro a Vos y os ruego por vuestra santísima Madre, que me asistáis en esta necesidad, porque creo firmemente que vuestra Divinidad puede socorrerme (Pídase la gracia que se desea obtener). Espero con confianza obtener vuestra santa gracia. Os amo con todo mi corazón y con todas las fuerzas de mi alma; me arrepiento sinceramente de mis pecados y os suplico, ¡oh mi buen Jesús!, me déis fuerza para triunfar de ellos. Tomo la resolución de no ofenderos más, y me ofrezco a Vos dispuesto, a sufrirlo todo antes que disgustaros. Quiero en adelante serviros con toda fidelidad. Por vuestro amor, ¡oh Divino Niño!, amaré a mis prójimos como a mi mismo. ¡Oh poderosísimo Niño Jesús! de nuevo os suplico me asistáis en esta circunstancia (se expone). Concededme la gracia de poseeros eternamente con María y José, y la de adoraros con los Angeles y Santos de la Corte Celestial. Amén.

Coronilla al Niño Jesús

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor, Dios Nuestro.
Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre Verdadero, Creador, Padre y Redentor mío. Por ser Vos quien sóis, Bondad infinita, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón de haberos ofendido. También me pesa porque podéis castigarme con las penas eternas del infierno. Ayudado de Vuestra divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta. Amén
V. Abre, Señor, mis labios.
R. Y mi lengua pronunciará tu alabanza.
V. Acude, oh Dios, en mi auxilio.
R. Apresúrate Señor a socorrerme.
Adorada y glorificada sea la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, por todos los siglos de los siglos. Amén.
Adorado y glorificado sea el Padre.
V. El verbo se hizo carne.
R. Y habitó entre nosotros.
Padre Nuestro
1º Divino Niño Jesús, bendito y alabado seas en el misterio de Tu encarnación.
Ave María
2º Divino Niño Jesús, bendito y alabado seas en el misterio de tu Visitación.
Ave María
3º Divino Niño Jesús, bendito y alabado seas en el misterio de tu Nacimiento.
Ave María
4º Divino Niño Jesús, bendito y alabado seas en el misterio de la adoración de los pastores.
Ave María
Adorado y glorificado sea el Hijo.
V. El verbo se hizo carne.
R. Y habitó entre nosotros.
Padre Nuestro.
5º Divino Niño Jesús, bendito y alabado seas en el misterio de tu Circuncisión.
Ave María
6º Divino Niño Jesús, bendito y alabado seas en el misterio de la Epifanía.
Ave María
7º Divino Niño Jesús, bendito y alabado seas en el misterio de Vuestra presentación en el templo.
Ave María
8º Divino Niño Jesús, bendito y alabado seas en el misterio de Vuestra huída a Egipto.
Ave María
Adorado y glorificado sea el Espíritu Santo.
V. El verbo se hizo carne.
R. Y habitó entre nosotros.
Padre Nuestro
9º Divino Niño Jesús, bendito y alabado seas en el misterio de Vuestra permanencia en Egipto.
Ave María
10 º Divino Niño Jesús, bendito y alabado seas en el misterio de Vuestro regreso a Nazaret.
Ave María
11º Divino Niño Jesús, bendito y alabado seas en el misterio en el misterio de Vuestra vida oculta en Nazaret.
Ave María
12º Divino Niño Jesús, bendito y alabado seas en el misterio de Vuestra pérdida y hallazgo en el Templo.
Ave María
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en un principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén
V. Sea bendito el nombre del Señor.
R. Ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén

El Nacimiento de Jesús

Cuento de Navidad
Ora con tus hijos

Os anunciamos, hermanos y hermanas, una buena noticia, 
 una gran alegría para todo el pueblo. 
 Escuchadla con corazón gozoso:
Habían pasado miles y miles de años
 desde que, al principio, Dios creó el cielo y la tierra 
 e hizo al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza.
 Miles y miles de años habían transcurrido
 desde que cesó el diluvio 
 y el Altísimo hizo resplandecer el arco iris, 
 signo de alianza y de paz. 
 En el año 752 de la fundación de Roma; 
 en el año 42 del imperio de Octavio Augusto, 
 mientras sobre toda la tierra reinaba la paz, 
 en la sexta edad del mundo, / hace años, 
 en Belén de Judá, pueblo humilde de Israel, 
 ocupado entonces por los romanos, 
 en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada, 
 de Santa María la Virgen, esposa de José, 
 de la casa y familia de David, 
 nació Jesús, llamado Mesías y Cristo, 
 que es el Salvador que el pueblo esperaba.
Alegraos, hermanos. 
 Esta es la buena noticia del ángel: 
 "Os ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor".

************************************************************
ORACIÓN AL NACIMIENTO DE JESÚS


En el humilde pesebre es en donde Jesús aparece más grande y más glorioso.
Dios acababa de dar a la tierra un Salvador y en los brazos de Maria en éxtasis, los Ángeles adoran al Verbo encarnado. ¡Que lección para nuestra fe! El tiempo no disminuye la profundidad del misterio; los siglos pasan por delante de este pesebre bendito, el cual nos conserva y nos transmite el recuerdo del nacimiento de Jesucristo, sublime y encantadora prueba del amor de Dios hacia nosotros! Si vosotros no podéis olvidar vuestra madre, vuestra familia, vuestra patria, cristianos no olvidéis al que ha nacido para salvarnos.
Oración. Dios Todo Poderoso, que derramáis hoy sobre nosotros la nueva luz de vuestro Verbo encarnado, haced que la fe de este misterio se infunda también en nuestros corazones. Señor y Dios nuestro, haced del mismo modo, te lo rogarnos, que celebrando con alegría la Natividad de N. S. Jesucristo, merezcamos, por una vida digna de El, gozar de su presencia. Así sea.
***********************************************************
ORACIÓN AL NIÑO DE BELÉN DE JUAN XXIII


Dulce Niño de Belén, haz que penetremos con toda el alma en este profundo misterio de la Navidad. Pon en el corazón de los hombres esa paz que buscan, a veces con tanta violencia, y que tú sólo puedes dar. Ayúdales a conocerse mejor y a vivir fraternalmente como hijos del mismo Padre.

Descúbreles también tu hermosura, tu santidad y tu pureza. Despierta en su corazón el amor y la gratitud a tu infinita bondad. Únelos en tu caridad. Y danos a todos tu celeste paz. Amén

orar
Los primeros adoradores del Niño Jesús fueron la Santísima Virgen María y San José, después los pastores y los Reyes Magos. Adoraron al Niño Jesús en Belén y después en Nazaret. Siglos más tarde se establecieron los centros de esta devoción en la Casa de Loreto (Italia) y en Praga (Rca. Checa).
San Francisco de Asís era el gran promotor de esta devoción por su divulgación de la veneración del Niño Jesús en los nacimientos navideños. Esta devoción conoció gran aceptación y así se transformó en una devoción popular. San Antonio de Padua, San NIcolás de Tolentino y muchos otros santos tuvieron el privilegio de ver al Niño Jesús y de llevarlo en sus brazos!.
En una visión al venerable Padre Cirilo (Barnabita) en la ciudad de Praga, el Niño Jesús prometió "Más me venerarás, más te favoreceré". El mes de enero es consagrado al Niño Jesús, en todas las cofradías por el mundo. Cuando rezamos el Angelus recordamos el nacimiento del Señor. La más bella consagración al Verbo hecho carne fué escrita por San Luis María de Montfort.

¿Quieres una capillita domiciliaria del Niño Jesús de Praga?






ATENCIÓN: POR EL MOMENTO Y HASTA NUEVO AVISO SE SUSPENDE EL ENVÍO DE LAS CAPILLITAS A CUALQUIER PARTE DEL MUNDO. QUE EL NIÑO JESUS DE PRAGA LOS SIGA BENDICIENDO.
MARTHA DEL NIÑO JESÚS DE PRAGA.
 

Oración del Santo Padre Benedicto XVI al Niño Jesús de Praga

Señor Jesús, te vemos niño y creemos que eres el Hijo de Dios, hecho hombre por obra del Espíritu Santo en el vientre de la Virgen María.Como en Belén, también nosotros con María, José, los Ángeles y los pastores te adoramos y te reconocemos nuestro único Salvador.Te hiciste pobre para hacernos ricos con tu pobreza:Concédenos que nunca olvidemos a los pobres y a todos aquellos que sufren.Protege nuestras familias.Bendice a todos los niños del mundo, haz que reine siempre entre nosotros el amor que Tú nos has brindado y que hace la vida más feliz.Dona a todos, oh Jesús, reconocer la verdad de tu Natividad para que todos sepan que has venido a traer a la entera familia humana la luz, la alegría y la paz.Tú eres Dios y vives y reinas con Dios Padre, en la unidad del Espíritu Santo, por todos los siglos de los siglos. Amén

Novena de las Nueve Horas

Al Divino Niño Jesus de Praga

(Esta novena debe decirse por nueve horas consecutivas en un mismo día.)

Oh Jesus mio que has dicho "Pedid y recibiréis, buscad y hallareis, llamad y se os abrirá," por la intercesión de Maria vuestra, Santísima Madre, yo llamo, yo busco, yo pido que mi petición sea concedida.
(Aquí se hace la petición)
Oh Jesus mío que has dicho, "todo lo que pidieras al Padre en mi nombre, os lo concederá", por la intercesión de Maria, vuestra Santísima Madre, humilde y urgentemente pido al Padre en vuestro nombre que mi petición sea concedida.
(Aquí se hace la petición)
Oh Jesus mio que has dicho, "Los cielos y la tierra pasaran pero mi palabra no pasara" por la intercesión de Maria, vuestra Santísima Madre, me siento confiado que mi petición será concedida.
(Aquí se repite de nuevo la petición)

La historia de esta devoción

Todas las las cosas tienen un poco de leyenda y también la imagen del Milagroso Niño Jesús de Praga tiene la suya y muy bella por cierto. Allá por el final de la Edad Media, entre Córdoba y Sevilla, al sur de las márgenes del Guadalquivir, hay un monasterio famoso, lleno de monjes con largas barbas y ásperas vestiduras. Después de un incursión de los moros que pueblan la zona, queda reducido a ruinas, y solo cuatro monjes se salvaron de la catástrofe. Entre ellos está FRAY JOSÉ DE LA SANTA CASA, un lego con corazón de santo y cabeza y manos de artista, pero sobre con un amor desbordante a la Santa Infancia de Jesús. En cualquier oficio que la obediencia le mandase, se le encontraba infaliblemente entretenido, pensando y hablando con el Niño Jesús. Un buen día Fray José está barriendo el suelo del monasterio, y de repente se le presenta un hermoso niño que le dice: -¡Qué bien barres, fray José, y que brillante dejas el suelo!. ¿Serías capaz de recitar el Ave María?. -Si. -Pues entonces, dila.
Fray José deja a un lado la escoba, se recoge, junta las manos y con los ojos bajos, comienza la salutación angélica. Al llegar a las palabras "et benedictus fructus ventris tui" (y bendito el fruto de tu vientre), el niño le interrumpe y le dice: ¡ESE SOY YO!, y enseguida desaparece. Fray José grita extasiado:-¡Vuelve Pequeño Jesús, porque de otro modo moriré del deseo de verte!. Pero Jesús no vino. Y Fray José, seguía llamandolo día tras día, en la celda, en el huerto, en la cocina...en todas partes. Al fin un día sintió que la voz de Jesús le respondía: -"Volveré, pero cuida de tener todo preparado para que a mi llegada hagas de mi una estatua de cera en todo igual a como soy". Fray José corrió a contarselo al padre prior, pidiéndole cera, un cuchillo y un pincel. El Superior se lo concedió y Fray José se entregó con ilusión a modelar una estatua de cera del Niño que había visto. Hacía una y la deshacía, para hacer otra, pues nunca estaba conforme, y cada una que hacía le salía más bella que la anterior, y así pasaba el tiempo, esperando que regresase su Amado Jesusito. Y por fin llegó el día en el que rodeado de ángeles, se le presenta el Niño Jesús, y Fray José en extásis, pero con la mayor naturalidad pone los ojos en el Divino modelo y copia al Niño que se tiene delante. Cuando termina y observa que su estatua es igual al Sagrado Modelo, estalla en risas y llantos de alegría, cae de rodillas delante de ella y posando la cabeza sobre las manos juntas, muere. Y los mismos ángeles que acompañaron a su Niño Jesús, recogieron su espíritu y lo llevaron al Paraíso. Los religiosos enterraron piadosamente el cuerpo del santo lego y con particular devoción colocaron la imagen de cera del Niño Jesús en el oratorio del monasterio.Aquella misma noche Fray José se apareció en sueños al Padre Prior, comunicándole lo siguiente: "Esta estatua ,hecha indignamente por mi, no es para el monasterio. Dentro de un año vendrá Doña Isabel Manríquez de Lara, a quien se la daréis, quien a su vez se la entregará a su hija como regalo de bodas, quien la llevará a Bohemia y de la capital de aquel reino será llamado -Niño Jesús de Praga- entre los pueblos y naciones. La gracia, la paz y la misericordia descenderán a la tierra, por El escogida para habitar en ella, el pueblo de aquel reino será su pueblo, y El será su PEQUEÑO REY". Y efectivamente al año en punto, Doña Isabel Manríquez de Lara, en un viaje de recreo por la zona, topó con las ruinas del monasterio, y el prior, ya único superviviente le entregó la imagen del Niño Jesús, contandole su fascinante historia. La dama llena de alegría, retornó a su castillo de Sierra Morena, muy cerca de Córdoba.Y desde aquí comienza la historia de la veneración al Niño Jesús de Praga.